VIAJES EN PAPEL

La esencia de la tradición

RUTA CATALANA. «Provincia de Tarragona». Tercera parte.

Por Leticia Escolar

¡Nos vamos para el sur de Cataluña! Esta vez un poquito más lejos… Tarragona, antiguamente conocida como ciudad de Tarraco, colonia romana. Con esta presentación os podéis imaginar… En esta ocasión os hablaré de algunos castillos muy interesantes, de monasterios, de pueblecitos con algún museo, de alguna catedral y ¡por supuesto!, del magnífico Delta del Ebro. ¡Vamos allá!

  1. Monasterio de Santa Maria de Poblet, Poblet, Tarragona. Comenzó a ser construido aproximadamente sobre el año 1163, es un prototipo de abadía cisterciense española. Poblet deriva del latín populetum (alameda), lo cual nos lleva a afirmar que el lugar fue muy rico en vegetación y en bosques. El lugar es precioso, consta de una entrada llamada la puerta de Prades con un arco de medio punto, ¡precioso!, y justo al traspasarla podemos ver de lejos ya la preciosa fachada de la iglesia, una vez atraviesas la plaza observas el esplendor de su puerta. Es una puerta barroca del siglo XVII que mandó edificar el duque de Cardona en 1670 y justo a unos metros de la puerta barroca de acceso a la iglesia, se encuentra la Puerta Real encajonada entre dos torres. La verdad que el conjunto es muy bonito. En el interior de la iglesia como curiosidad: está el sepulcro de Juan II de Aragón y es que amig@s, fue panteón real de la Corona de Aragón desde finales del siglo XIV hasta la extinción de la casa real de Aragón en el siglo XV. ¡Son de una majestuosidad impresionante! Recomendado 100%. ¡Enamorada de su claustro! Precio de la entrada: 10 euros visita guiada, 7,50 euros la entrada general.

  1. Monasterio de las Santes Creus, Santes Creus, Tarragona. Se trata también de una abadía cisterciense, la realidad es que, ¡sus claustros y sus fuentes se parecen mucho! Data del siglo XII, la fundación del monasterio se remonta a 1150. Consta de una iglesia, con su hermoso claustro muy similar al del monasterio anterior, la sala capitular, refectorio, locutorio, sala de los monjes y en la segunda planta el dormitorio, un espacio abierto y muy austero que era común para todos. ¡Salid al exterior para disfrutar del impresionante rosetón! ¡Además cuenta con un palacio real! Mezcla detalles góticos, con barrocos y estilo románico y en su interior encontramos dos imponentes sepulcros, de nuevo pertenecientes a la dinastía del Reino de Aragón. El rey Pedro III de Aragón y su fiel almirante y el rey Jaime II de Aragón y su esposa. Precio de la entrada: 5,50 euros.

  1. Castillo de Miravet, Miravet, Tarragona. ¡Volvemos a los castillos que tanto me gustan!. Levantado entre los siglos IX y XI se divide en dos grandes recintos, recinto andalusí amurallado distribuido en tres niveles y el recinto soberano, aunque con el tiempo se fueron añadiendo más construcciones al anterior. ¡No me extraña que en el rueden series y películas! ¡Es ideal para sentirte todo un caballero por un instante! Lo que más me gustó, es subir a su parte más alta y disfrutar de sus preciosas vistas al río, naturaleza, castillo…¡Qué más puedo pedir! Relajaros unos minutos en ese mágico lugar. Precio de la entrada: 5 euros.

  1. ¡Nos vamos a Tortosa! Dónde os hablaré sobre su catedral. Edificio gótico, iniciado el año 1347, y fue edificado sobre uno anterior románico. Dicen que bajo sus pies estuvo el foro romano. ¡Fascinante! El precio de la entrada es de 13 euros, te ofrecen una visita al casco antiguo y a la catedral conjuntamente, aunque no me digáis por qué, pero nosotros la vimos aquel día, creo recordar, que de manera libre…. No sé, lo mismo lo recuerdo mal… Os aconsejo que os acerquéis a lo que hoy es el parador de Tortosa porque desde allí arriba las vistas a su estructura ¡son impresionantes!. Y como siempre, yo y mis claustros, no dejéis de observar su claustro.

  1. Delta del Ebro, Tarragona. Todo el mundo conoce el rió más caudaloso de nuestra península, o al menos ha oído hablar de él, ¿no?. Hace años tuve la suerte de visitar Fontibre, Reinosa, dónde nace y esta vez nos acercamos a ver su desembocadura. ¡Brutal su belleza! Como desembocadura de río que es, es de esperar que El Delta del Ebro sea una zona de humedales, de hecho, de las más grandes de la región del Mediterráneo occidental, así que no es de extrañar tampoco que en el se cultiven arroz, frutas (en particular, cítricos) y vegetales. Mirad el lado bueno, después de un relajante paseo os podéis ¡comer un buen arroz!. Es una zona ideal para dar un paseo, es muy extensa así que podréis visitar zonas donde no os cruzaréis con nadie y otras en las que habrá mas gente. Impresionante el sonido de su fauna, tiene alrededor de 95 especies reproductoras de aves, también es muy importante para más de 300 especies de una amplia gama de especies transitorias e invernales, y sirve como un punto de escala esencial para un gran número de aves migratorias y aves acuáticas. El delta del Ebro tiene la colonia de gaviotas de Audouin más grande del mundo, ¡en le año 2006 consiguió un récord por ello! Disfrutad también de la brisa que te envuelve.

Restaurante recomendado por una súper fan del Delta: Can Machino. ¡Paellas para chuparse los dedos con el rico arroz del Delta!

  1. Para los amantes de los trenes, y como trabajadora de Adif, tuve que acercarme a visitar el pedazo centro de interpretación del ferrocarril que tiene el pueblo de Mora la Nova, situado en las antiguas instalaciones ferroviarias de Morá la Nova donde había uno de los depósitos de locomotoras de vapor más importantes de España con 100 locomotoras y 1.000 trabajadores. ¡Fascinante el edificio del enclavamiento! Aunque muchos no sabrán lo que es, pero para los familiarizados con el mundo tren, es digno de ver. Un enclavamiento es un dispositivo que permite controlar la circulación en una estación de ferrocarril. Es capaz de manejar las señales, los desvíos, los calces y las semibarreras. … El término suele reservarse a los dispositivos que controlan los elementos de una estación de ferrocarril y sus inmediaciones. Precio de la entrada: 8 euros con guía y el chico te lo explica muy bien. ¡Se nota que lo vive!

Restaurante recomendado: Sota de Copas, en Mora de Ebro. Un lugar muy original, con unos platos muy ricos.

Y como siempre digo, por supuesto, Tarragona. Me parece una ciudad impresionante, te ofrece muchos lugares históricos para visitar, y como amante de lo antiguo, me ofrece todo lo romano, que me fascina. Quedé encantada de conocer Tarragona y enamorada de su acueducto. Que por cierto, no olvidéis visitarlo. El puente del diablo o acueducto del Les Ferreres a unos kms de Tarragona. Podéis llegar en bus o en coche, hay un parking donde estacionáis el coche y después caminar hasta encontrar el acueducto. ¿Por qué le llamaron así? Porque pensaron que algo tan bello no podía haber sido obra del ser humano… ¡Impresionante!

Bibliografía:

https://es.wikipedia.org/wiki/Monasterio_de_Poblet

https://es.wikipedia.org/wiki/Monasterio_de_Santes_Creus

https://es.wikipedia.org/wiki/Castillo_de_Miravet

https://es.wikipedia.org/wiki/Catedral_de_Tortosa

https://en.wikipedia.org/wiki/Ebro_Delta

https://es.wikipedia.org/wiki/Centro_de_Interpretaci%C3%B3n_del_Ferrocarril

¿Te gusta el artículo? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Suscríbete a mi blog

Mantente informado en todo momento y no te pierdas ningún artículo ni información

2 comentarios en «RUTA CATALANA. «Provincia de Tarragona». Tercera parte.»

  1. ¡Me ha encantado el post! Cada vez soy más fan de los castillos y monasterios gracias a ti. Tienen una belleza increíble y las historias que esconden detrás son fascinantes. ¡No dejes de enseñarnos estos lugares!

    Responder

Deja un comentario