VIAJES EN PAPEL

La esencia de la tradición

RUTA CATALANA: «Desde Girona hasta Tarragona» Primera parte: Girona y limítrofes con Barcelona.

Por Leticia Escolar

¿Nos vamos de ruta? Haz la mochila con lo necesario, arranca el coche y ¡vámonos!

Los que me conocen ya lo saben, pero para los que no, llevo ya 2 años y pico viviendo en la provincia de Barcelona. Mi carácter inquieto me ha llevado a explorar los rincones más curiosos de la provincia y alrededores. He descubierto lugares recónditos en la provincia de Girona y Barcelona y he llegado hasta el extenso y bello Delta del Ebro en la provincia de Tarragona, ¡por fin! contemplé el lugar del que tantas y tantas veces escuché hablar a mi profesor cuando nos enseñaba dónde estaba la desembocadura del río Ebro.

Para que resulte más gráfico, empezaré mi ruta catalana por el norte, es decir, Girona y zonas limítrofes de Barcelona e iré bajando, pasando por la provincia de Barcelona, para terminar en el Delta del Ebro. Lo siento, de la provincia de Lleida todavía no he explorado mucho, así que la tendré que dejar para mi próximo artículo. La aventura incluye paisajes de infarto, emblemáticos castillos, pueblecitos con encanto, gastronomía, ¡eso no puede faltar! ¡comer es un auténtico placer!, e incluso curiosos monasterios ubicados en lugares casi inaccesibles.

RUTA NORTE. LUGARES LIMÍTROFES DE GIRONA Y BARCELONA.

  1. Morro de L’Abella. ¡Este lugar es de película! Se localiza a unos 7 minutos del pueblo de Tavertet, Barcelona. No es fácil de encontrar, está bastante escondido, y la existencia de varios caminos lo dificulta. En coche llegaréis a un aparcamiento improvisado en mitad del monte dónde debéis estacionar el coche para luego caminar. Al principio, si consigues encontrar el parking improvisado, es fácil porque es todo recto, pero llegaréis a un punto de bifurcación de caminos. ¿Cuál elegimos? ¡El de la izquierda! El otro te conducirá a una explanada sin salida. ¡Panorámica de infarto total! Si tenéis vértigo, cuidado, da bastante «yuyu». Os dejo ubicación…
  1. Salt de Sallent. A 8 minutos de Rupit, Barcelona. Este salto de agua no tiene pérdida, al contrario que el anterior, es muy visitado y está equipado de un gran parking dónde podrás aparcar para después , siguiendo las indicaciones, dar un paseíto hasta llegar a la base del salto. Aquí sin embargo, si te cruzarás con numerosos visitantes.

¡No des la vuelta cuando llegues hasta aquí! Si continúas andando un poquito más llegarás a un mirador dónde obtendrás una panorámica del salto. ¡Muy bonito!

  1. Santuario del Far. Se encuentra en la provincia de Girona, a unos 20 minutos de Rupit. ¡Este lugar es de vértigo! Su encanto reside en que está ubicado en el borde de un precipicio. ¡No os perdáis el mirador del Far! ¡Impresiona!. Caminando por sus alrededores encontramos un lugar que ¡caray! sí tenía encanto, tanto que dicen que está encantado. A unos 12 min, podéis encontrar el Santuario de la Salut. Este sitio sí que guarda un gran enigma, mientras camináis hacía el Santuario, pasaréis por un bosque dónde, ¿sabéis que hay? ¡Unas rocas encantadas! » Cuenta la leyenda que allá por el siglo XV los habitantes de las masías entre Sant Feliu de Pallerols y Les Planes d’Hostoles, en La Garrotxa, vivían atemorizados por los frecuentes temblores de tierra que precipitaban sobre sus casas enormes rocas. Creyendo que era el demonio quien habitaba en esas montañas y lanzaba las rocas contra sus casas, rogaron a Dios que echara al demonio de allí. Dios escuchó las plegarias y envió un ángel que encadenó las rocas de la montaña. Como el demonio ya no pudo lanzar más rocas, acabó por abandonar aquellas montañas e irse a causar desgracias a otro lugar”. Precioso paseo por el bosque… Podéis desviaros del camino principal para hacer una parada casi al inicio y ascender a una pequeña ermita dónde os toparéis con una panorámica de infarto como recompensa al llegar a la cima. Mi consejo de restaurante por la zona: Can Mía, Revardit, Girona. Muy especial… Este lugar es muy pintoresco, pagas un precio fijado y el señor te va ofreciendo lo que tiene ese día, ¡puedes pedir hasta hartarte a comer! ¡Riquísimo todo!
  1. Monasterio de Sant Pere de Casserres. !Precioso! ¡Me encantó! Este monasterio en la provincia de Barcelona, si que merece mucho la pena. No había nadie cuando estuvimos, aunque debe de ser bastante visitado ya que hay que pasar por una taquilla antes de acceder para sacar la entrada, cuesta 3 euros y la visita es guiada. Antiguo monasterio benedictino, ubicado en el término de Masías de Roda en la comarca de Osona. Impresiona el terreno dónde fue levantado, está en el interior del pronunciadísimo y bello meandro del río Ter. Su interior me enamoró tanto como su entorno, en especial su claustro, es tan «cuqui». Visita obligada. Os agradará. ¡Pasead y rodeadlo porque cada panorámica es única! Restaurante recomendado: Fussimanya, Tavernolas, Barcelona. Restaurante de precio medio, calidad buena y como curiosidad, contiguo a él podéis encontrar una tienda donde comprar productos típicos de la zona. ¡Desde embutidos hasta miel! ¿Qué más se puede pedir?

  1. Roda de Ter. En esta ocasión nos acercamos a Roda de Ter, en la provincia de Barcelona, para visitar el poblado Íbero de L’esquerda. Data del siglo X a.C., y se pueden observar algunos resquicios de lo que fue un poblado íbero. Su entrada es libre, es más, forma parte de un paseo del propio pueblo así que te puedes encontrar a los vecinos paseando a sus perros. También se encontró un área medieval de los siglos XII-XIII entorno a una iglesia románica y una plaza central. ¡Curioso lugar!
  1. Vic. Llegamos a Vic, una ciudad al norte de Barcelona, es mucho más conocida, pero pasamos por allí porque queríamos visitar su catedral, el puente Queralt y el templo romano de Vic. El acceso a la nave de la catedral y las capillas laterales es gratuito, pero si queréis visitar el claustro gótico, que es espectacular (si vais por la mañana podréis ver incidir en él los rayos del sol, ¡un espectáculo para las retinas!), junto con la interesante cripta románica, que me gustó mucho, el retablo mayor de San Pedro y la capilla del Santo Espíritu, tendréis que abonar el simbólico precio de 3 euros. Lo que más me fascinó fue el templo romano, con sus imponentes columnas y sus capiteles que parecen como recién esculpidos. Merece la pena verlo. En su interior encontrarás una exposición temporal. ¡No sé cuál os tocará!
  1. Rupit, Besalú y Bañolas. Rupit (provincia de Barcelona) es un pueblecito de origen medieval situado sobre un acantilado rocoso. Si bien es cierto que su origen es medieval, sus casas fueron construidas con piedras posteriormente y datan de los siglos XVI-XVII. Caminar por el pueblo es un placer, se respira aire puro y puedes visitar la Iglesia de San Miguel y si te gusta la aventura, podrás disfrutar de su ¡puente colgante! Restaurante recomendado: La Rectoría Sant Joan de Fábregas, en Rupit i Pruit, Barcelona. Este restaurante es de precio medio, me encantó el entorno dónde está ubicado (ubicado en la Ermita Sant Joan de Fabregues) y comimos muy bien.

Besalú (provincia de Girona) es de los tres, el más conocido, y por tanto también el más visitado. El pueblo en sí tiene muchísimo encanto, puedes pasear, comprar unos ricos y típicos embutidos de la zona y, lo que nadie se pierde, visitar su puente románico de forma angular con 7 arcos desiguales, levantado sobre el río Fluviá. !Sublime! Te traslada a otra época…

Bañolas (provincia de Girona de nuevo). Ya que estábamos por la zona nos acercamos a pasear por su lago. El lago de Bañolas, así se llama, es el lago natural más grande de la península ibérica. Rodearlo es un paseo muy agradable. ¡No dejéis de verlo!. Como curiosidad: Bañolas es la ciudad catalana dónde se vive mejor y la séptima de España según un estudio del año 2011.

¡Por supuesto! La ciudad de Girona es visita más que obligada. En este artículo os he hablado de algunos lugares que pertenecen a la provincia de Girona y a la de Barcelona, y que son menos conocidos, pero está claro que la bellísima Girona es una parada más que obligatoria. ¡Girona enamora!

  1. No puedo irme sin aconsejaros visitar las ruinas de Ampurias, en plena costa brava, en la ciudad de Ampurias, Girona, encontramos este bellísimo yacimiento en un enclave de ensueño. Este lugar como ya sabéis, es bastante turístico, pero cuando nosotros lo visitamos la verdad que nos cruzamos con un par de personas, ¡súper bien!. Precio de la entrada 6 euros por persona. Fue una ciudad griega y romana situada en el noreste de la península ibérica, fundada en el año 575 a.C. por colonos de focea como enclave comercial del Mediterráneo occidental. Para los enamorados de la arqueología como yo, visita muy recomendada. ¡Precioso yacimiento con vistas al mar! Restaurante recomendado: Mesón del Conde, en San Martín de Ampurias, Girona. Si váis en época de calçots… ¡Os chuparéis los dedos! El pueblecito es muy bonito y tiene mucho encanto.

Y hasta aquí los 8 lugares de hoy… ¡Espero que os hayan gustado!

Continuará…

Bibliografía: https://es.wikipedia.org/wi

https://en.wikipedia.org/wiki/Rupit

https://www.lavanguardia.com/participacion/las-fotos-de-los- lectores/20200212/473491498424/ruta-bosque-rocas-encantadas-la-garrotxa-girona.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Ampurias

https://es.wikipedia.org/wiki/Monasterio_de_Sant_Pere_de_Casserres

¿Te gusta el artículo? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Suscríbete a mi blog

Mantente informado en todo momento y no te pierdas ningún artículo ni información

4 comentarios en «RUTA CATALANA: «Desde Girona hasta Tarragona» Primera parte: Girona y limítrofes con Barcelona.»

Deja un comentario