VIAJES EN PAPEL

La esencia de la tradición

Lugares insólitos donde alojarte

Por Leticia Escolar

¿Habéis pensado alguna vez en alojaros en un hotel raro, curioso, diferente? ¡Yo sí! Me parece una aventura inolvidable, además de súper original. Pasar la noche en un lugar insólito increíble, no tiene precio. Yo hace años ya que digo que hay que invertir en este tipo de cosas…¿Dormir en un iglú, en una burbuja, en una cabaña,…? ¡Todas estas opciones me chiflan! ¿Con cuál os quedáis?

  1. Hotel burbuja. En esta ocasión elegimos un hotel burbuja, en concreto el Mil Estrelles que está en Girona. Puedes elegir entre un amplio abanico de habitaciones burbuja, cada una única e inigualable. La experiencia de disfrutar de un cielo azul intenso de día y de un manto de estrellas cuando cae la noche mientras duermes, es una de las ¡mejores cosas que hemos hecho! Recomendable 100%. De todos los que os voy a contar, este es el segundo de mayor precio por noche, pero merece la pena vivir la experiencia al menos una vez en la vida. Ya sabéis, alguien me dijo hace mucho tiempo: «Invierte el dinero en experiencias y no en cosas materiales» y este amig@s, es un buen consejo que me encantó y que os invito a que lo llevéis a cabo.

  1. Hotel Iglú. Nos vamos hacía Tarragona en Prades para pasar una noche en un hotel iglú que tiene Casa rural Xalet de Prades. ¡Impresionante su forma! Además hacía mucho frío y el cielo estaba despejado, tan despejado que su color era fascinante, se podía ver brillar hasta la más lejana de las estrellas. Por la mañana, al despertarnos, además del impresionante amanecer, tuvimos la fortuna de ver como incidían los primeros rayos de sol de la mañana sobre la escarcha que la gélida noche había dejado en los iglús, ¡una maravilla para los ojos! ¿Habéis visto que azul más intenso?

  1. Cabaña en los árboles. De nuevo nos fuimos hasta Girona, esta vez para alojarnos al más puro estilo de las películas de los náufragos en una isla. ¡En la copa de un árbol! ¿A qué es muy auténtico? Una forma muy recomendada de pasar uno de los mejores días rodeado de naturaleza pura. Su nombre, Cabanes als arbres, este concepto, para los amantes de la montaña, es ¡una auténtica pasada! Vistas de infarto y ¡de vértigo! de un color verde puro, amanecer espectacular y una experiencia totalmente relajante. ¡Precioso! Pasa primero por un puente colgante y luego sube una escaleras y… ¡Respira hondo! ¡IMPRESIONANTE! Adoro ese olor a vegetación, además, ¡es salud pura!

  1. Cabaña en mitad de la densa selva de Guatemala, en Petexbatún. Su nombre es Chiminos Island Lodge. ¡Esta increíble experiencia para mi fue insuperable! Aunque dormí en dos ocasiones en lugares diferentes de la exuberante selva guatemalteca. En una de ellos, dormir se convirtió en un auténtico imposible, y os preguntaréis ¿cómo es posible dormir mal con el sonido de la naturaleza como música de fondo? ¡Pues por los monos! Que les da por hacer el ritual de apareamiento a altas horas de la noche, ¡y no veáis los golpes que daban contra el techo de mi cabaña! Pensé que se me venía encima! ¿Es o no una experiencia de las mejores? ¡Brutal despertarte entre toda esa vegetación con ese color verde intenso! (Además compartí cabaña con una de las personas más increíbles que conozco… Si me lees, Paz, desde aquí te envio un besote y te lanzo una pregunta: ¿repetimos?).

  1. En mitad de la nada en una tienda de campaña en las imponentes montañas de los Andes. ¡Esto tiene toda la pinta de ser un trekking! Adoro acampar en mitad de la montaña, ¡eso sí! por unos días que si son muchos se me resiente la espalda… Esta es sin lugar a dudas, una de las mejores formas de relajarse tras un duro día de horas de caminata. ¡El premio es inmejorable! Salir de la tienda en mitad de la noche, mirar al cielo y ver que tienes un flamante manto de estrellas totalmente nítido sobre tu cabeza es una de las mejores sensaciones de mi vida. ¡Impresionantes amaneceres y atardeceres rodeados de inmensas montañas! ¡Los Andes nunca defraudan, imponentes y gigantes se alzan y sientes que te abrazan! Yo personalmente, siempre los echo muchísimo de menos…

  1. Un barco flotando en la preciosa Bahía de Halong, Vietnam. Hemos dormido a bordo de un barco en más de una ocasión, pero esta sin duda, fue una de las más especiales del mundo. A pesar de estar infestado de barquitos por todos los lados, se respira una paz y una tranquilidad impresionante. Todo un privilegio acostarte con la luna reflejando sobre el agua de la bahía y despertarse con el más bonito de los rayos del sol incidiendo entre sus montañas. ¡Maravilloso!

  1. Jaima, en mitad del desierto Wadi Rum, Jordania. ¿Habéis experimentado alguna vez la sensación de un día de calor sofocante en contraste con una gélida noche? ¡Pues esto es posible en el desierto! De día el calor es agobiante pero cuando se mete el sol, ¡caray!, ¡qué frío!. Espectacular panorámica del Wadi Rum, es como estar durmiendo en mitad del rodaje de una película. ¡Fascinante! Es una de esas cosas que hay que hacer al menos una vez en la vida para experimentar una de esas sensaciones que os acompañaran en el recuerdo para siempre.
  1. Cueva en mitad del desierto de los Monegros, Tardienta, Huesca. ¿Cómo os quedáis si os digo en existe un hotel súper innovador, ubicado dentro del aeródromo de Tardienta, con habitaciones que son una cueva? ¡Pues existe y es una pasada de original! Un verdadero lujo oriental… Su nombre, Hotel Cueva Tardienta Monegros. Lo mismo ves un camello, que una avioneta aterrizando…. O un atardecer de película romántica. Sus dueños son muy amables y atentos, así que, recomendado 100%. ¡Nos tocó la habitación en la que suele alojarse Frank de la jungla! Además ¡ha sido escenario de numerosos planos de películas y reportajes!

  1. Un cubo en mitad de un campo de trigo, junto al Parque Natural de las Bardenas Reales de Navarra. ¡No es sólo su arquitectura y diseño lo que sorprenden! Su entorno ofrece un ambiente de paz, relax y silencio, además de uno de los más bellos atardeceres y amaneceres…. También cuenta con habitaciones burbujas desde dónde observar la luna llena, las estrellas y el sol. ¡Me encantó! ¿Cómo es posible que exista un oasis de paz en mitad del polvoriento desierto? ¡Existe! Se llama Hotel Aire de Bardenas. Su precio es el más elevado de todos, pero ya sabéis, en estas experiencias, «sarna con gusto no pica»… Debo destacar su restaurante, porque es cocina de su propia huerta y está exquisita. ¡Pruébala!
  1. ¡Lo que fue un antiguo monasterio barroco del siglo VI!, en plena Ribeira Sacra, entre los ríos Miño y Sil. Orense. ¡Una pasada! combina trazas románicas, góticas y renacentistas y tres claustros interiores que le dan una enorme originalidad. ¡Todo un placer para una amante de la arqueología! Impresiona su precioso y verde entorno, su magnitud, su estado de conservación y su belleza, ¡no me extraña que sea uno de los más importantes de Galicia!
  1. Convento, como perseguidora de los lugares con encanto e historia, no podía faltar a mi cita con los conventos. Por suerte me he alojado en varios antiguos conventos en distintos países, uno de los más bellos fue el hotel Real Colegiata San Isidoro, León. ¡Es a la vez templo, panteón de reyes, convento, palacio, biblioteca y museo! ¡Alucinante! Uno de los conjuntos románicos más sobresalientes de la Península… Y llegado a este punto necesito nombrar también el Convento de Santo Tomás, Chichicastenango, Guatemala. ¡Combina historia con unas noches de las más tétricas de mi vida! Lugares dónde a cada paso que das, te topas con un trocito de historia. ¡Apasionante!

Y tú, ¿con cuál te quedas?

¿Te gusta el artículo? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Suscríbete a mi blog

Mantente informado en todo momento y no te pierdas ningún artículo ni información

2 comentarios en «Lugares insólitos donde alojarte»

  1. ¡La verdad es que no puedo elegir uno! Me ha encantado leer tu experiencia al dormir en estos lugares tan fascinantes. Todos tienen un nexo común: naturaleza y arquitectura, ¡qué combinación tan bella! Tomo buena nota para probar en mis próximas escapadas, ¡gracias por compartirlo!

    Responder

Deja un comentario