fbpx

¿Dónde está mi maleta?

Por Beatriz Vadillo

Por desgracia, ocurre no pocas veces. El hacer un viaje largo, con escalas y el destino que visites suma a la hora de que te “desaparezcan misteriosamente” tus pertenecencias. Así pues, que no cunda el pánico, porque aunque el resultado final no está en nuestras manos, ya que nuestras maletas son manejadas y trasladadas por muchas personas, sí podemos tomar una serie de precauciones que nos ayudarán a evitar imprevistos.

Antes de comenzar con los consejos y con los pasos a seguir en el caso de pérdida de equipaje, sí me gustaría contaros una anécdota que me ocurrió el año pasado en Egipto: En el momento de abandonar el barco que nos llevaba por el Nilo, y mientras esperábamos en recepción, dejé mi maleta junto a un grupo de maletas que no era el mío y, por tanto, se iba a ir en un autobús que no le correspondía. Por despiste y por no estar atenta, casi se llevan mi maleta a Dios sabe dónde y me podría haber tocado estar en El Cairo “con lo puesto” durante 5 días más. Todo quedó en un susto gracias el protocolo que seguían los maleteros a la hora de cargar y trasladar las maletas, que consiste, básicamente, en que el dueño de la valija que están moviendo en ese instante está presente en todo momento y tras asentir y ver que es correctamente metida en el portamaletas, se sube al autobús. Y así lo hacen todos los pasajeros del grupo, uno por uno. ¿Y qué pasó con mi maleta? Pues que una vez que todos los turistas ocuparon sus asientos en el autobús y sus maletas estaban guardadas, los maleteros se apercibieron de que había dos (la de mi compañera de cuarto y la mía) cuyos dueños no estaban en ese autobús, así que las cogieron y las volvieron a meter en el barco. El susto fue bastante gordo, pero la recuperé con mucha alegría. Esta anécdota con final feliz nos lleva al primer consejo: Seguid muy atentos todos los protocolos de traslado y tratamiento de vuestras maletas. No las perdáis de vista, hasta que ya no sea posible seguirlas y os tengáis que encomendar a Dios, a la suerte o a lo que queráis.

Una costumbre muy útil y que suele tener mucha gente cuando factura es prepararse el bolso de mano o una mochila con un kit básico de supervivencia en caso de pérdida de equipaje. Esto consiste básicamente en meter algo de ropa interior, alguna camiseta, un pantalón, una sudadera, una pashmina, etc. Todo muy básico y que ocupe lo menos posible. Aunque vayas un poco más cargado, te dará la tranquilidad de que, una vez llegados a destino, si ocurre algo con la maleta, podrás “sobrevivir” durante un día o dos hasta ver cómo recuperas tu valija, la reclamas y demás. La verdad es que no cuesta nada. Este consejo sirve sólo para los que solemos facturar, porque en el caso de Leti, por ejemplo, que nunca factura, lleva todo consigo, lo cual le asegura que sus pertenencias no van a ir de acá para allá y de mano en mano.

Algo muy básico y a lo que estamos muy acostumbrados los viajeros es a los seguros de viaje. Creo que merece la pena gastarte un poco más de dinero para asegurarte una mínima asistencia sanitaria, por si te ocurre algo y, respecto a l equipaje, cada seguro tiene establecidas una serie de garantías en cuanto a daños y pérdidas materiales, retrasos, etc. Ya que nos vamos de viaje, vamos a irnos tranquilos para disfrutar al máximo de nuestro destino.

No lo dejes todo para el final, no embarques a última hora. Sí, este también es un consejo. Hay veces que este pequeño detalle hace que se pierdan muchos equipajes. Intenta llegar con tiempo al aeropuerto para hacer las comprobaciones necesarias sobre tu vuelo. Esta previsión te puede librar de más de un susto.

Distingue bien tu maleta, con una marca, un lazo, un candado, etc. Hay muchas valijas similares o parecidas y, por despiste, puede ocurrir que alguien se lleve la tuya, o viceversa. Yo esto lo hago siempre, a parte de llevar candado o una clave de seguridad, suelo atar un lazo o una cuerda en el asa, así la veo desde lejos en cuanto sale por la cinta transportadora.

A pesar de llevar el máximo cuidado y cumplir todos los consejos anteriores, llegamos al aeropuerto de destino y tu maleta no aparece en la cinta de recogida de equipaje. Que no cunda el pánico. Lo primero que debes hacer es dirigirte al punto de información del aeropuerto en el que te encuentres y solicitar un Parte de Irregularidad de Equipajes (PIR), todas las compañías aéreas tienen uno. Este es el documento oficial en el que se hacen constar todas las incidencias acaecidas con los equipajes. Cumpliméntalo debidamente y conserva toda la documentación de que dispongas del viaje (tiques, resguardos, tarjetas de embarque, etc.) y ojo, te tienes que quedar con una copia del mismo y conservarla. Ya sólo te queda esperar a que te informen, hacer seguimiento por Internet e ir llamando cada cierto tiempo para que te informen del estado de tu incidencia.

Visto el primer paso, a por el siguiente: vamos a poner una reclamación por un daño a tu maleta (golpes, roturas, etc.), por el retraso en su entrega o por la pérdida definitiva de la misma. En este caso tenemos que hacer una reclamación formal por escrito a la que añadiremos la copia que tenemos del documento anterior, el PIR. Este paso es más tedioso, ya que, según nuestro caso, debemos seguir los plazos establecidos en el Convenio de Montreal. Ten a mano la última acualización del mismo para poder formalizar la queja adecuadamente y que te la lleven a trámite.

En lo relativo a las indemnizaciones, también nos tenemos que guiar por el Convenio más arriba mencionado, ya que están establecidos y determinados los límites y las responsabilidades de la compañía áerea, el aeropuerto y de nosotros mismos como viajeros. Es muy importante que tengas en cuenta que, durante los primeros 5 días de pérdida de equipaje, es el aeropuerto el que se debe encargar de localizarlo. Transcurrido ese tiempo, será el Departamento de Objetos Perdidos de la aerolínea el que asuma la tarea durante los siguientes 21 días. Mientras te partes la cabeza rellenando formularios e informándote, no te olvides de solicitar tu “kit de pernocta”, tienes derecho a recibir un pack con productos básicos de aseo.

Como no quiero que te lleves un mal sabor de boca con este post, te doy algunos datos positivos y esperanzadores para que te quedes tranquilo:

– Cada año se pierden menos maletas. Los controles y protocolos de actuación para evitarlo son mayores y la seguridad es muy alta. – Según un informe de SITA (Société Internationale de Télécommunications Aéronautiques), en 2017 se perdieron o retrasaron (se detectó un manejo incorrecto) seis maletas por cada 1.000 pasajeros.

– En los casos de pérdidas de equipaje, aparecerá en más de un 80%, de tres a siete días.

¿Lo ves? No todo son malas noticias. ¿Has tenido algún susto con tu equipaje? Cuéntanos tu experiencia, viajero. ¡Hasta la próxima!

Y ya sabes, no pienso irme de aquí sin antes decirte: Millones de gracias por tu post, ¡hemos aprendido mucho! Enhorabuena por tu trabajo de investigación y por tu forma de hacernos llegar la información. ¡Hasta la próxima!

Bibliografía:

· https://www.intermundial.es

· https://www.ocu.org/

· https://es.quora.com/

GRATIS

7 cosas que deberías saber antes de embarcarte en un viaje en el tiempo.

Sentir, compartir, vibrar, descubrir, probar… 
¡Te espero!

¿Te gusta el artículo? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Explora más sobre Viajes en Papel

GRATIS

7 cosas que deberías saber antes de embarcarte en un viaje en el tiempo.

Sentir, compartir, vibrar, descubrir, probar… 
¡Te espero!

2 comentarios en «¿Dónde está mi maleta?»

  1. ¡Que buen post! Me ocurrió con una de mis viajeras en Costa Rica, pero finalmente siguiendo los protocolos la recuperamos.El inconveniente es que si la ruta es abierta tienes que establecer un lugar concreto para que te la envíen. Finalmente todo quedó una anécdota. Pero es cierto que nuestras caras al esperar el equipaje en la cinta siempre es de poema y cruzando los dedos… Pensando que salgan ya las de mis viajeros… 😄

    Responder
    • Ya te digo! A mi nunca me ha pasado porque casi nunca facturo, pero si conozco gente que lo ha vivido y como dices, tienes que establecer un lugar para que te llegue y te interrumpe a veces la ruta. ¡Pero lo importante es que llegue! Crucemos los dedos para que no nos pase! Un besote guapa!

      Responder

Deja un comentario

error: Content is protected !!